26 enero 2010

DEMASIADO TARDE PARA DECIR TE AMO

DEMASIADO TARDE PARA DECIR TE AMO (PARTE II)


“No le dedicaba la misma atención que Penélope ponía en mi. Iba y venia con diferentes chicas, con las cuales pasaba sólo un buen rato. Ella en cambio vivía para cuidarme.

Recuerdo unas vacaciones que decidimos con el grupo de amigos irnos a acampar a Carlos Paz, Córdoba. Ella estaba muy entusiasmada, iba a diario a casa para verificar que yo tuviera todo en orden, debo reconocer que había veces que me sentía acosado, ni mi madre me estaba tanto encima.

En el campamento conocí a una chica que realmente llamaba mi atención, intente conquistarla con todos los métodos conocidos y los desconocidos también. Penélope seguía mis pasos de cerca.

La ignore todas esas malditas vacaciones..."

Julián rompió en llanto y yo no lograba consolarlo, me sentía culpable por haber removido esos sentimientos hacia Penélope. Me preguntaba por que no estaba Penélope allí pero no quise indagar más.

Un grito de ayuda nos hizo saltar de nuestras posiciones, inmediatamente nos pusimos a dar una mano, llegaba un grupo de rescate con unas diez personas aproximadamente. Debíamos darle ropa seca, alimentarlos e intentar calmar sus nervios, así que deje para otro momento a Julián.

Cuando todo se había calmado, decidí investigar sobre Penélope. Primero me fijé en la lista de fallecidos, pero gracias a Dios no figuraba su nombre. En la de desaparecidos, me lleve una tremenda desilusión, había una chica llamada Penélope Sánchez, ¿sería la misma de la historia que me estaba relatando Julián? En aquél momento comprendí la tristeza con la que cargaba aquel pobre muchacho.

Esa tarde lo busque por todos lados, una doctora, que se encontraba en el lugar, me aviso que había salido con la lancha de rescate. Decidí esperar, necesitaba seguir escuchándolo.

Luego de varias horas, Julián llegó. Estaba exhausto, se sentó a mi lado y esta vez me animé a preguntarle acerca de Penélope. Me contó que ella sufría muchísimo aquel desamor. Él jamás se había percatado, la tenía como una amiga fiel, hasta se había vuelto una costumbre llorar con ella y reír con otras.

Yo había percibido desde el comienzo que Penélope sentía cosas diferentes por Julián, y no era para menos, él era una persona maravillosa, con muchos enigmas que lo hacían más atractivo. Físicamente era un muchacho alto, de buen porte, unos ojos verdes intensos, una mirada muy penetrante, morocho, y a pesar de las condiciones de su ropa, parecía ser un chico prolijo. Cualquiera podría enamorarse de él.

Las semanas pasaban y el panorama en Santa Fe era trágico. El agua iba bajando en forma paulatina. Rezábamos para que el sol que parecía haberse instalado en la provincia se quedara para siempre en el cielo. Cada vez que veíamos una corrida, sabíamos que llegarían nuevos evacuados. El lugar desbordaba. Le pedí a Julián que me contara el final de esta historia, y el accedió:

"semanas atrás, horas antes de esta catástrofe, Penélope me citó cerca del río. Solíamos ir seguido allí. Llovía, pensé que no iría, pero no. Cuando llame a su casa su madre me dijo que me estaba esperando en el lugar pactado. Oí por la radio que el río había comenzado a desbordarse, corrí al lugar, allí estaba, aferrada con todas sus fuerzas a la rama de un árbol del cual lo único que se veía era su copa. Tuve que nadar hasta el lugar, la corriente amagaba con llevarme, Penélope se desesperó, extendió su mano y pude llegar hasta la rama, me sostuve como pude. Ella lloraba, intente tranquilizarla, le dije que pensara en algo maravilloso que le había pasado, allí fue cuando respondió que había sido conocerme a mi. Caí en la cuenta de que Penélope estaba sintiendo algo más que amistad.

De repente la rama en la que ella se encontraba se cortó y cayó al río. Llegué a tomar su mano, le gritaba que no me soltara. Ella sólo lloraba, ya no tenía más fuerza, lo último que le oí decir es que me amaba. No fui capaz de decirle lo mismo. La corriente era tan fuerte que pudo con los dos, Penélope se soltó, y no la vi más. A la hora llego una lancha al lugar, me rescataron, buscamos a Penélope durante un buen rato, pero no había señales de vida por ningún lado. Hubiese preferido que la corriente me llevara a mí también. Estuve un día sin poder decir siquiera mi nombre, había entrado en un estado de shock y desde ese momento Penélope esta desaparecida. La busco incansablemente, me desespera no saber nada de ella, la quiero tanto, y nunca se lo dije, ¿por qué no lo hice, por que no me di cuenta que me amaba?".

Trate de alivianar su dolor como pude, pero era difícil. Yo también me preguntaba por que no le había dicho por lo menos que la consideraba, que la quería. Pero vaya a saber uno por que suceden estas cosas. Si me pongo a pensar yo deje todo por mi profesión, hace tanto que no le digo a mis padres que los quiero, que estoy agradecida por todo lo que me dieron. A mis amigos, que siempre los llevo presentes a pesar que las diferencias nos alejan cada vez más. Ese día lloré, pero llore por algo que valía la pena por primera vez.


CONTINUARA......


6 comentarios:

H. Chinaski dijo...

Bueno, la cosa sigue poniéndose interesante. El pobre chaval, que por la descripción debe ser como Andres Velencoso, tiene un doble remordimiento de conciencia: Haberla perdido y haberla perdido sin decirle lo que sentía.
Me resisto a creer que no se esta fraguando una incipiente historia de amor. O quizás haya una reaparición de Penelope. Y si es así ¿que sera de nuestra protagonista?

Espero que no nos castigues tanto tiempo como esta vez para conocer la respuesta

Besos
H. Chinaski

PD: Por cierto ¿les gusto Factotum?

Rochitas dijo...

A Lu, le vengo a decir que nuestros compañeritos agarrarían la tijera de podar.
Que espero que Penelope no sea ella. Ni Penelope ni la del muelle de San Blas :P
Se internaliza por completo el sentimiento que hunde a Julián. ¿Cómo no sentir tamaña angustia si tal vez no tenga la oportunidad de al menos decirle a su amiga cuanto la apreciaba?
Ella si debe haberse ido en paz.

Chinaski, "Factotum" me dejó atrapada en mesa de la terraza de un bar ayer hasta casi las 10 de la noche.
Ya conseguí "El cartero", el resto está fuera de catalogo :(

salvadorpliego dijo...

Ufffffff… Se me congeló en corazón.
Preciosa y muy sentida la historia. Me encantó.

Un fuerte abrazo para ti.

Manuel dijo...

Vi a Romeo y Julieta, a Abelardo y Eloisa, a Mina y Drácula reencarnados en estas líneas. Estremecedor.
Bienvenida a "Días intensos".

H. Chinaski dijo...

Hay algo para ti en mi Zona Oscura

Besos

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE:
ESCRIBIR ES SEDUCIR


DESEANDOOS UNAS FIESTAS ENTRAÑABLES OS DESEO FELIZ AÑO NUEVO 2010 Y ESPERO OS AGRADE EL POST POETIZADO DE CABALLO, LA CONQUISTA DE AMERICA CRISOL Y EL DE CREPUSCULO.

José
ramón...