12 julio 2011

¿QUIÉN TE VA A LLORAR EL DÍA QUE TE MUERAS?


¿Quién te va a llorar el día que te mueras? Ser sin piedad. Egoísta, engreído.

Las flores se marchitan con tu andar y el cielo se nubla con tu mirada.

El día te teme, la noche te escapa.

La vida te tolera sólo por compasión.

Avaro, miserable, desalmado.

¿Quién te va a llorar el día que te mueras? Tu sonrisa falsa, tu modestia atrapada en un corazón que no existe.

Nadie te va a llorar el día que te mueras porque todos los que alguna vez te quisimos, fuimos lastimados por tus palabras, por tu rencor.

Vida sin vida. Alma sin sentimiento.

El gris tiñe tus sueños, aquellos que algún día supieron ser míos.

¿Quién te va a llorar el día que te mueras?

Siento pena en mi alma. Tristeza. Dolor.

Los muchos días que te quedan por vivir, serán en soledad. Y mientras lloro, la ausencia de aquel que se fue sin merecerlo, me pregunto ¿Quién te va a llorar el día que te mueras?

14 comentarios:

Cecy dijo...

Di vueltas a tu texto.
Hay alguien muy cercano, familia, que da justito. Y duele.

El texto como siempre es excelente.
Un abrazo!

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Pobre hombre vivo y pobre hombre muerto. No debería esperar a la muerte para comprobarlo y aprenderlo. Es necesario que algo quede para que todo cambie...Pero muchos inmortales no fueron considerados en su tiempo, no les importó la repercusión hodierna y nunca tuvieron reservas sobre su existencia y naturaleza...
La vida es algo fugaz. Nuestras visceras nos dicen lo contrario o, más exactamente, nos atan al presente como si sólo existiera éste, como si no hubiera pasado ni futuro. Todo cuanto pensamos sobre la brevedad de la vida lo pensamos con el cuerpo puesto en una sensación inapelable de victoía del presente. Es sólo un segundo, pero este segundo es como si lo fuera todo, como si fuera eterno. Contra lo que siempre se ha dicho de que el presente es un punto que se pronuncia y se va, el presente es un punto que vivimos con la impresión corporal de que nunca se va a acabar. Pero la cabeza nos dice lo contrario, aprendemos de la experiencia y nos damos cuenta de cómo pasa el tiempo...Y, si partimos de que es mejor haber vivido una gran vida que otra inferior y pobre, como la del personaje, la elección es clara.

El final es excelso, sublime.
Un fuerte abrazo.

Pensamientos dijo...

Te da mucho que pensar.
Es algo tan amplio que se puede estar refiriendo a muchas cosas.
Pero la vida es un montón de momentos, miles de oportunidades de cambiar.
ME ENCANTA como te expresas. Un abrazo

Ojosnegros dijo...

Una persona que levanta tanto odio dudo mucho que tenga lágrimas como despedida, más bien incluso aplausos.
Besos.

Manuel Ariza Canales dijo...

"¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti".

JOHN DONNE, Londres (1572-1631)

Rochitas dijo...

..."irse sin merecerlo"...
Permítame que le diga, que el castigo de irse puede no ser tal, y sí el de quedarse...
Recuerde cuando Sócrates expone en su apología, lo incoherente de temerle a la muerte, algo que para todos es desconocido.
Tal vez ese que merecía quedarse, no toleraba más el cartelito / logo con la C sobre sus espaldas, el gris de un lugar que no creo haya elegido, y ese pesar, esa debilidad, que tanto lo atormentaba.
Cuando alguien ya no nos interesa, lo ignoramos, y no nos hacemos tanto planteo de si sí merece tal o cual, o no. Revisione ese asunto :P

don vito andolina dijo...

Hola, regreso ligero de equipaje a tu hermosa casa, aquí me instalo como mero okupa,muy agradecido, pasa buen día,besos eternos...

Ricardo Miñana dijo...

En tus letras derramas tristeza y dolor.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Alezhi dijo...

Un final triste y solitario para aquel que solo causó dolor y sufrimiento a aquellos que más lo amaron, solo resta que en su arrepentimiento, si es que existe, dios lo acoja para que su alma pueda descansar.

alp dijo...

Coincidimos en la pelicula que mas nos gusta y en las cosas que escribes. Espero que te guste mi blog con is comentarios, simplemente pretendo sacar una sonrisa con mis fotos y mis comentarios

juan andrés estrelles dijo...

Crudos y amargos versos los que nos dejas. De esos que te encogen un tanto el alma, dejándote el regusto de un trago desagradable. Lo peor es que aún que nadie pueda llorar a alguien así cuando muere. Por desgracia ya lo esta llorando ahora un poco cada día. Un beso cariñoso, nos leemos.

Gabriel dijo...

Ningún dolor dura tanto, hasta las lágrimas se acaban. Y quien odio siembra, de odio se rodea...
Un gran abrazo.

David C. dijo...

fuerte, reflexivo, intenso. me gusta.

La Peor de Todas dijo...

Cuantas veces no queremos querer y queremos igual!