12 abril 2010

CONFESIÓN


CONFESIÓN

- Padre, quiero confesarme.

Raúl comenzó la jornada en la capilla de Santa Lucía con la presencia de una cara extraña. Jamás lo había visto en misa o deambulando por el barrio.

- Si hijo, ven por aquí. – respondió Raúl con pocas ganas de trabajar pero bien predispuesto.

El joven traía uniforme de escuela. El cura le calculó unos dieciséis años.

-Díme, ¿qué te trae por estos lugares?

- Necesito confesarme. Guardo un secreto que no me deja tranquilo. No puedo contárselo a nadie, por eso acudo a usted.

- Pero, niño ¿qué puede ser tan grave para que estés tan angustiado?

- Prométame que guardara mi confesión.

- Por supuesto, ese es mi deber. Tú estás hablando con Dios en este momento y no conmigo.

El muchacho respiró aliviado y comenzó su relato.

- Fui testigo de un asesinato y desde aquel día no puedo vivir en paz. Una y mil veces esa imagen ronda mi cabeza. Ya no salgo con amigos, abandoné el fútbol y creo que día a día mi vida va a ir desapareciendo.

- Bueno, muchacho, lo que me cuentas es muy grave. Debes hacer la denuncia.

El chico, elevando su tono de voz, se negó rotundamente.

Raúl absolvió al joven con dos Padrenuestros y tres Avemarías teniendo la certeza que el miedo no se curaba con rezos sino con la verdad.

Transcurrió una semana de aquél episodio. A Raúl aquella confesión lo tenía intranquilo. Lo empujaba a la desconcentración y hasta le costaba ofrendar las misas.

Por las mañanas leía todos los diarios en busca de algún asesinato no resuelto. Nada alteraba la rutina de los medios de comunicación.

El sábado se organizó la kermés en la parroquia para recaudar fondos y así poder seguir brindando un plato de comida a los mendigos.

El barrio se unía para disfrutar de la fiesta. Raúl, que era amigo y confesor de todos, se acercó a un grupo de señoras que exclamaban horrorizadas.

-¿Qué sucede señoras? ¿Por qué esas caras de desolación? la kermés está saliendo fantástica – dijo Raúl en forma de chiste.

- ¡Ay, padre! pero ¿es qué usted no sabe nada?

- ¿Sobre qué?

- La hija menor de los Trato apareció muerta en una zanja. Dicen que fue violada y estrangulada.

Raúl se quedó perplejo. Los recuerdos invadieron su cabeza dándole un sacudón.

- ¿Se supo quién fue? – preguntó el cura con un hilo de voz.

- Dicen que era un compañero de escuela que estaba obsesionado con ella. La última vez que lo vieron fue hace una semana, rondaba los alrededores de la parroquia ¿usted no vió nada raro padre?

Raúl se retiró sin contestar.

- Padre, ¿le sucede algo? Padre, padre – gritaban las mujeres.

Raul siguió caminando sin oír, sin ver. No regresó a la fiesta. Se encerró en su cuarto.

A la mañana siguiente se alistó como, de costumbre, pero no abrió la capilla.

Salió en dirección a la Basílica de San José, donde el padre Roque, su formador en el seminario, oficiaba la misa matutina.

Se quedó en el último banco y escuchó atento. Al finalizar la misma se acercó a Roque y con voz temblorosa le dijo

- Padre, quiero confesarme.

5 comentarios:

Tierras de Georgelott dijo...

llegué acá porque me sedujo el título
me quedé por el videito del padrino
y me gustó el post.
aunque ... no le encontré un sentido, disculpeme, creo que lo leí a las apuradas, pero no me quería ir sin dejarle un saludo ...

Rochitas dijo...

LULU, tuve el gusto de leerlo con vos en el Tortoni al compás de ese tango maravilloso, y no sé si fue la música, la presentación del libro papemor de our friends en a Bibioteca Nacional, o que efecto pero a mi me encantó y considero que venís creciendo a pasos agigantados.
PD: limpiale todos lo signitos que aparecen, algún problema con el html ;)

TORO SALVAJE dijo...

El secreto de la confesión.
Un anzuelo más.

Besos.

Alís dijo...

Interesante post.
Coincido con Rochitas. Cada vez escribes mejor.
Besos

Anónimo dijo...

LU!! sabes que ni bien lo lei ME ENCANTOOO!!! Desde mi humilde opinión como lectora, también creo profundamente que te estas superando día a día,puliendo ese don que Dios te ha regalado.
Sigue así, luchá por tu sueño porque todo esfuerzo vale la penal!!!

Te quiero y admiro.

Vero