03 marzo 2011

ESO CREÍA


Nunca supe muy bien que fue lo que me impulsó a tomar aquella decisión.

Era una mujer feliz.

Con algunos altibajos, como todos. Pero sí, era feliz.

Nunca tuve demasiadas aspiraciones. Me conformaba siempre con lo que el destino me tenía deparado. Lo aceptaba sin reproches.

Algunos fueron profundos dolores. Grandes pérdidas. Aún así era feliz.

Formé una preciosa familia, “como la que salen en las revistas”, decían las vecinas.

En mi profesión era la mejor.

Sí, mi vida era una buena vida.

Jamás me faltó el dinero y la suerte jugaba de mi lado.

Tuve una infancia alegre. Buena alumna en el colegio y destacada en los deportes.

Sí, definitivamente todavía no se muy bien que fue lo que me impulsó a tomar aquella decisión.

Esa mañana…

Terminé con mi vida.

15 comentarios:

Rochitas dijo...

Me encantaron. Letras y foto.

Ojosnegros dijo...

Vivía para los demás y nunca es bueno tanto sacrificio, nunca.
Un abrazo.
Muy buena, buenísima entrada.

Cecy dijo...

Cuando todo parece perfecto... uno se queda sin entender, entendiendo.

Un beso.

tomasuncafe dijo...

nunca se sabe cuando comienza o termina una página, besos

VeroniKa dijo...

justamente la vida resuelta.

lo que mas aburre.

para qué seguir.

:)

bello.

besos querida.

MAJECARMU dijo...

La vida es un misterio y a veces,sin darnos cuenta estamos al borde del precipicio...
Tu texto puede tener varias interpretaciones...La mujer que había conseguido todo y una vez conseguido,no le satisfacía lo logrado...O bien que esa aparente felicidad sólo era una máscara que encubría una enfermedad psicológica,alguna necesidad espiritual o algo más...
La vida y la muerte están unidas y se van alternando,sin avisar...
Mi felicitación y mi abrazo grande,amiga.
M.Jesús

Rebeca dijo...

Me has puesto los pelos de punta pensando en la insatisfacción a pesar de que todo parezca indicarte que debes ser feliz.

TORO SALVAJE dijo...

Es que todo era una mentira.
Y no pudo soportarlo.

Besos.

juan andrés estrelles dijo...

Hay ocasiones en que asomarse al interior de uno mismo es como precipitarse al más profundo de los vacíos. Muy buen relato, crudo, directo y real. Nuevamente un placer visitarte. Un abrazo.

Ŧirєηzє dijo...

es duro este testimonio...pero asi suele suceder..
sucede un dia...de repente.... sin mas...aunke suele ser decisiones que arrastran sufrimientos de años...
tremendo...

un abrazo

Francisco Mendez dijo...

Muy bueno, el final sorprende e impacta


Saludos

Claire dijo...

Se quitó la vida por algo que no vemos. Si hubiera sido feliz no lo habría hecho. Yo creo que algo muy fuerte en su interior pudo con ella y la empujó a hacer lo que hizo.
Besos.

juan andrés estrelles dijo...

Hay ocasiones en que mirar al interior de uno mismo es como asomarse al más profundo de los abismos. Una experiencia para la que nunca estamos realmente preparados. La realidad que cada uno llevamos a cuestas generalmente tiene poco que ver con nuestra apariencia y de cara a los demás. Gran relato, intenso, conmovedor y crudamente real.

Rossina dijo...

ME ENCANTA ESTE DESPUES DONDE A PESAR DEL FIN, TODO CONTINUA.

Adolfo Payés dijo...

Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia

Confieso que soy el cielo
El sol,
Las nubes amamantando el tiempo

Confieso que las estrellas
Las dibuje con mis sueños
Iluminando el firmamento de mis sentimientos

Que tus cabellos
Los acaricie palpitando mis deseos,
Y que tu cuerpo
Lo transite coloreando mis pasiones
Elocuentes del que ama

Confieso que no soy nada
Ni nadie en este mundo
Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia
Mujer,
No soy el que confisca tus besos
Ni el que marchita tu alma
En añicos de penas,
Soy,
El que respeta tu nombre
Pintado
En el firmamento beso del te quiero

Confieso
Que soy
El que emancipa la palabra
Convirtiéndola en caricia mutilada de ternura,
Mujer eres luz
Embarazo creador de lo eterno
De lo infinito
Mezclado con el esperma
Quietud erótica de mi cuerpo
Ante la belleza emblemática de tu movimiento
Vida

Adolfo Payés.


Con todo mi respeto y admiración ara la Mujer en estas fechas y el mes de Marzo..


Un abrazo
Saludos fraternos...