03 octubre 2011

YO


Y después de un día largo, como son todos mis días, vuelvo a estar conmigo. Sola.

Soledad que no abruma, que invita a soñar.

Yo. Siempre yo. ¿Existiré? ¿Quién puede afirmarlo?

Tal vez sea un fantasma entrometido en varias vidas, hasta que una lágrima confirma mi existencia.

Protagonista de mis deseos.

Creadora de miedos que se esfuman con el tiempo. Solos. Sin nadie que los calme.

Soy yo y mi soledad.

Impulsora de palabras plasmadas para un otro que no las advierte.

Mi espacio. Mi mundo. Mi interior.

El grito que nadie oye.

Soy yo, compartiendo la vida conmigo. A veces me soporto.

Es difícil esta convivencia hasta que, por hartazgo, nos ponemos de acuerdo.

La soledad me lleva de paseo los días de sol. Me mete en la cama cuando la lluvia cae.

No me abandona y tolera mi rutina, aunque no siempre esté de acuerdo.

Sí, somos vos y yo en este camino. Fiel compañera, compartiendo enojos y mentiras, amores y alegrías. Prometéme que vas a estar ahí.

Sí, prometémelo, cuando el camino concluya y mi vida se apague.

23 comentarios:

Cecy dijo...

Me gustó!
Aprender a estar sola no es tarea fácil, pero si es un gran puente para poder vivir con nosotros y los otros.

Un abrazo y buena semana :)

Patito dijo...

¡Qué Bonito de ha salido! La soledad es buena amiga y tu poema es un homenaje precioso en su honor.

Ojizarka dijo...

De la soledad tb se puede disfrutar :D
Sentirse sola es diferente, y eso puede pasar aunque estés rodeada de gente

Rochitas dijo...

con nosotros hasta el resto de la eternidad, si todo se tratase de una espiral que no cesará. Los pares nos alivianan, alegran, conflictúan la ruta, pero siempre pero siempre es individual, y nada que no hagamos por nosotros podrá hacerlo jamás otro.
la soledad nos fortalece, y sólo en comunión con nosotros podremos comulgar con un otro, sino se tratará siempre de dos semicírculos, o lo que es peor de un círculo y medio y más...

Wílliam Venegas dijo...

Hermoso amiga, siempre es un gusto venir por tu espacio.

Saludos!

Manuel Ariza Canales dijo...

Tú eres tú y tus amigos. Y, por cierto, me caes bien, Lulú, pero que muy bien.
Un abrazo de luces y sombras.

tomasuncafe dijo...

ella siempre estará en la inmensa compañía y en la ausencia y por sobre todas las cosas cuando solo necesites estar con ella, besos

Lía! dijo...

Desde el primer instante en que abres tus ojos, hasta el último minuto de tu propia existencia Tu!...

La niña de ayer y mujer de hoy... la consecuencia de sus propios actos, la justiciera de sus mas intimas batallas...
Hazte compañía con gusto frente al espejo, convierte tus gestos en tus locuras de soledad linda, advierte tus propias carencias e impulsa tus mas internos desafíos... pero por sobre todo AMATE!!! como eres, conformando lo que compartes a los demás en esencia, manténte alerta a tus necesidades y satisfácelas que al fin y al cabo de cada cual depende la estadía de la soledad junto a nosotros mismos.-

Besos, bello y reconciliador post...

Verónica dijo...

HERMOSOO AMI!! Aprender a ser compañero de uno mismo es casi tan difícil como aprender a compartir la vida con otro. Cuando uno aprende a amarse a uno mismo y aceptarse con lo bueno y lo malo ha ganado una de las batallas mas complicadas que la vida nos pone enfrente.

Es un camino que construye día a día!
Te adoro!!

Ojosnegros dijo...

A mí a veces me da miedo pensar que en el fondo moriremos solos o ¿no?
Quién sabe?
Un abrazo.

MAJECARMU dijo...

Querida amiga,aprender a convivir con uno mismo,soportarse,valorarse y alentarse, es encontrar la clave para hallar el equilibrio interior y la paz.
Mi felicitación y mi abrazo por tu claridad y profundidad.
M.Jesús

Juglar dijo...

Difícil la soledad cuando no es "fiel compañera".
Un texto hermoso que invita a la reflexión. Nos negamos a afrontar que nacemos y morimos solos.
Siempre un placer pasar por tu casa.

Mari Carmen dijo...

Qué duda cabe que la soledad nos acompaña siempre, a veces más estrechamente de lo que desearíamos. Lo interesante sería hacer un pacto con ella: tenerla, sí, pero cuando nosotros queramos y si no es así, entonces que se repliegue a un rincón y nos deje vivir la vida con alegría.

Saludos :)

Gamar dijo...

Confieso que disfruto de la soledad y la busco desde siempre. Pero posiblemente sea porque nunca estuve solo realmente. No se como sería estar realmente solo por mucho tiempo.
Beso

Dolores Reina dijo...

"La soledad también puede ser una llama" como dijiera el gran Bendetti, no hay mejor lugar que cerca de nosotros mismos. Te invito a leer mis textos, saludos! www.doloresreina.cl

Pitt Tristán dijo...

Si de la soledad aprendemos a vivir, la soledad debía enseñarnos a morir.

TORO SALVAJE dijo...

Siempre está.
No hay amiga más fiel que ella.


Besos.

Salomè dijo...

uy yo de soledad puedo dictar un master :(

rory dijo...

great blog! :)

Miguel de la T.P. dijo...

Pase a visitarte y fue un honor el pasar por tu blog siempre cuentas con bellas y significativas palabras, gracias por compartirlas, desde Jaén te deseo un buen fin de semana

Alezhi dijo...

Hola hola, perdón por el retraso, pero aquí estamos.

Se que la soledad no es fácil, hay a quienes la soledad les enferma, pero es bueno aprender a convivir con uno mismo, para algunos resulta difícil, pero no es del todo complicado, y tiene sus ventajas, aunque claro también sus desventajas, pero es bueno poder llevar la vida en armonía interior, pues mientras vivamos, siempre nos tendremos a nosotros mismos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las promesas no siempre se cumplen, pero siempre queda la esperanza.

Saludos y un abrazo.

El Poeta Maldito dijo...

Tolerar la soledad es un esfuerzo de todos los días.

Saludos.