22 febrero 2009

EL TIEMPO QUE EL CICLON SE LLEVO

Hola a todos!!!!!!!!! en esta ocación voy a publicar la primera parte de un cuento que fui escribiendo año tras año.
Les ido un gran favor antes de leerlo, deben explorar dentro de si, y utilizar la imaginación porque esta historia puede ser ficticia pero quizas es real...
A todos los fanaticos de San Lorenzo de Almagro, disfruten esta entrega, y revivan un momento único.


Saludos a todos



LuluZiña




EL TIEMPO QUE EL CICLÓN SE LLEVO



Todos nos cuentan historias del pasado, nuestros padres, nuestros abuelos, algún tío, pero seguro que ninguno de nosotros, los que vivimos el presente, podemos ser testigos de aquellas historias.
San Lorenzo de Almagro es mi club, mi pasión. Si habré escuchado historias sobre mi ciclón, todas diferentes y contadas con un sentimiento distinto que no se puede transmitir.
Una tarde de domingo quise ir a conocer la iglesia de San Antonio, quería ver el retrato del cura Lorenzo Massa, el que es hincha de San Lorenzo sabe a quien me refiero, es el curita fundador del club.
Me dirigí al confesionario, era muy antiguo dude si su uso era vigente pero la curiosidad me llevo a entrar, vi que el sacerdote no se encontraba y quise salir, forcejee la puerta pero era imposible, el antiquísimo picaporte estaba trabado. Pude observar una luz, pensé que alguien por fin había escuchado mis gritos pero no sentí ruido, intente desganada abrir la puerta y por arte de magia lo logre, al salir todo era extraño me retire de la iglesia para dirigirme a mi casa, pero choque con un baldío, no recordaba haberlo visto antes, seguro me había confundido de puerta y seguí caminando y vi chacras, sembrados, lomas no comprendía, comencé a llorar pensé que me había perdido, pero luego me di cuenta que era otra ciudad no sabía que hacer; de repente siento un fuerte golpe en la cabeza que me tumba, después de un largo tiempo comence a sentir unas voces que decían:

- la matamos, sabia que esto iba a pasar algún día.
Otra voz respondia:
- callate queres y apantallala.
-
Logre ponerme de pie y un muchacho me ofrecio su mano para ayudarme;
- ¿estas bien , te llevamos al hospital?. dijo
Yo no sabía quien era él ni donde me encontraba yo, le pregunte
- ¿Dónde estoy?
- En la calle 33 entre Mexico y Agrelo
No comprendia nada, asi que continué interrogandolo y le pregunte:
- ¿ vos quien sos?.
El muy orgulloso de si mismo me dijo:
- me llamo Federico Monti y juego de centrahalf y el es Luis Gianella el que te pego con la pelota.
Mi cara lo dijo todo, me acerque a Gianella y le dije :
- quien te pensas que sos, Maradona, pateando de esa forma..
Ellos se miraron y Federico Monti, que era el lider de ese grupo de pibes me dijo:
- ¿ quien es Maradona?
- ¡No conoces a Maradona! pregunte asombrada. ¿en que mundo vivis? Proseguí. Es el mejor jugador del mundo desde que lo descubrieron en Villa Fiorito.
Ellos no conocian realmente a Maradona, pero me quedé pensando en el nombre de ese chico Monti, me sonaba pero no sabía de donde. Mientras yo pensaba Monti organizaba a los chicos para que cada uno valla a pedir una contribución, yo no fui la ecepción, busque en mi cartera y encontre una moneda de 50 centavos y se las dí me miraron, rieron y me devolvieron la moneda, me dijeron que no bromee que era imposible tener 50 centavos del año 1995 porque estabamos en el año 1907 yo reí y luego me desmalle en los brazos de Gianella quien me llevo dentro del oratorio de San Antonio, yo oía voces pero la que más resonaba era la de Luis que gritaba:
- Padre, padre, ayudenos esta vez si la matamos.
Y eso fue lo último que escuche, al despertar me encontraba en una cama y a mi alrededor los muchachos y un cura.
Me incorpore como pude, el sacerdote me pregunto si me sentia bien, afirme y le pregunte en que año estabamos y respondió lo mismo que los muchachos yo no lo podia creer ¿qué había pasado? Sabía muy bien que no estaba soñando, el curita me consiguió un vestido más acorde a la época, me cambie sin comprender mucho fui hacia una cocina donde me esperaba un rico café con leche, merendé sin preguntar nada. Los muchachos ya no se encontraban allí, el cura había salido a la puerta y yo lo acompañe, queria decirle la verdad pero ¿quien me creeria? ni yo era conciente de lo que me sucedía. En ese momento veo como uno de los muchachos, quienes habían retomado el juego, fue golpeado por el tranvía 27 gracias a Dios no fue grave, el cura se acercó a gianella y le preguntó quien era el jefe de la barra, estaba preocupado y no era para menos si no hubiese sido por la eficacia del conductor Juan Abondanza hubiese muerto.
No supe bien de que hablaron Federico y el curita lo que si se, es que los muchachos no jugaron más en la calle ahora los partidos se disputaban dentro de la parroquia. En un momento en el que me quede sola con el cura le pregunté su nombre y que sorpresa me lleve cuando me entere que se llamaba Lorenzo Massa y ahí comprendi todo, ese curita seria en un tiempo el creador de mi pasión, de mi club. Era maravilloso estaba viviendo la creación de San Lorenzo.



CONTINUARA...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Lu ,espero que continue, sino me voy a quedar con la intriga,como con el que leí en el verano, que siga, que siga,que siga!!!!!!!Un beso mamá

Mariano Santia dijo...

Hola, te pasado un premio el cual puedes retirar en el blog http://locuraconcentrada.blogspot.com
Allí encontrarás las bases del mismo. Felicitaciones por tu trabajo. Saludos.

Mariano.

Rochitas dijo...

Lu! que entrega! que imaginación. Adoré el cuento.
Ahora veo por donde sigue.