25 noviembre 2009

VIAJE AL CIELO

Muy buenas a todos!!!! En esta ocación mi posteo se trata de un viaje inesperado, a un lugar al que muchos queremos llegar y muchas veces tenemos ganas de espiar para charlar con algunas personitas que marcaron nuestra vida y reciden allí.
Espero que lo disfruten y utilicen su imaginación
Saludos


LuluZiña



VIAJE AL CIELO

No sabia donde estaba, era raro el ambiente pero sentía una paz inexplicable, no se podía vislumbrar aquel lugar. Veía todo nublado, cerré y abrí mis ojos varias veces para asegurarme que no fuera momentáneo aquel estado pero todo seguía igual.
Logre descubrir una figura sentada, me fui acercando temerosa. Distinguí un banco de plaza y allí un hombre, por un momento creí que se trataba de un desconocido pero cuando mis ojos volvieron a ver claro, me di cuenta que lo conocía. Aun joven como la última vez que lo había visto. Yo era mayor a pesar de que él me llevase cinco años.
Cuanto tiempo espere ese momento, en la tierra no había tenido una oportunidad como esta, no pensaba desaprovecharla.
Me acerqué a su lado y pensé que no me iba a reconocer, me equivoque. Giró su cabeza con un movimiento muy delicado como era su costumbre, clavo su mirada en mí por unos instantes y luego bajo la bajo, volviendo a su posición inicial. Mirábamos al frente como si tuviéramos miedo de no sé qué, porque el tiempo había pasado y ambos cargábamos con culpas.
Sentí muchas ganas de tomar su mano pero me reprimí porque no era el momento de confundir las cosas.
El silencio manejaba la situación y harta de permitir esto, me dirigí a él con voz temblorosa, casi inexistente
- Te extrañe, pensé que jamás iba a volverte a ver.
Su respiración se acelero y la respuesta tardó en llegar.
- Yo también pensé que jamás iba a volver a ver a alguien, es extraño que seas vos. Dijo manteniendo una tonalidad apaciguadora.
No esperaba esa reacción de su parte, quizás una palabra de cariño, pero no, estaba asombrado de que fuera yo la que estaba allí.
A decir verdad yo tampoco sabía porque había sido la elegida para hacer semejante visita. No quedaban dudas estaba en el cielo.
Tenía mil cosas para preguntarle a Dios pero eso sería en otro momento, aun no teníamos que arreglar cuentas pendientes con el de arriba.
Comprendí, que si estaba allí era porque tenía algo que solucionar con Tini.
Volví a hablarle pero esta vez con firmeza.
- Creo que hay muchas cosas que aclarar, y no me refiero a tu decisión que si bien no comparto, tampoco juzgo
Ya abandonando sus movimientos delicados y con ese típico gesto de achinar sus ojos cuando está pensando, y después del eterno espacio que hizo me contesto.
- Quizás deba pedir perdón, pero también pude observar que no fue en vano mi partida, todos aprendieron algo con mi ausencia. La vida sin mí, si bien fue difícil, hizo que cada uno luche por sus sueños, cambiaran sus defectos.
- ¿Hace falta sufrir tanto para aprender?
- Siempre sufrimos cuando crecemos, así es la vida, de eso se trata.
- No se si estoy tan de acuerdo, perder a la persona que uno quiere deja una huella imposible de borrar. Pero no busquemos explicaciones a lo que ya no tiene sentido.
Y así finalice nuestra conversación.
Me invitó a caminar, y fui descubriendo paisajes memorables que no podría describir porque no tengo con que compararlo.
No importaba que había sucedido hacia nueve años atrás, allí todo estaba borrado. No había muerte, vida, como nunca la conocí, vida en todo sentido.
No pude evitar mirarlo, lo veía joven, allí no había espejos y en mi interior me sentía con diecisiete otra vez.
Charlamos mucho de varias cosas, hasta tuvimos tiempo de hablar de fútbol en definitiva había sido nuestro punto de unión.
La nostalgia, la gran colada del paseo y los recuerdos, nuestro tesoro guardado celosamente.
Llegamos hasta un reloj de arena gigante, marcaba el paso del tiempo, el más ingrato del camino.
Se terminaba, una vez más el adiós se interponía entre ambos. Quise saber algo antes de marchar.
- ¿Vos eras el amor? ¿será que ya no tengo oportunidades?
Negó con una tímida sonrisa ambas preguntas.
- Sos tan inocente aun que me seguís sorprendiendo, yo fui un amor, uno de los tantos que siente una adolescente. Pero parada frente a mí tengo a una mujer, que busca algo muy diferente a lo que soñaba en aquellos años.
Me había dejado sin palabras, volví a mi realidad y me vi mayor al lado de aquel adolescente de veintiún años. Los hechos marcaban el camino a la normalidad.
Los últimos granos de arena iban cayendo, me despedí de él pero esta vez lo abrace muy fuerte y le dije que lo echaba de menos.
Comencé a caminar por donde vine y no voltee porque sabía que no iba a ser fuerte, ya estaba llorando y corría el peligro de sentir la necesidad de quedarme allí.
Volví a pasar por la puerta de Dios, el temor no me permitió golpear tan sólo deje una notita agradeciéndole el permitirme despedir a Tini como no había podido hacerlo en aquel entonces. Por suerte en el cielo también hay papel y lápiz.

11 comentarios:

Rochitas dijo...

hermoso relato Luluziña. Utizando su consejo usé mi imaginación y por supuesto ;) me puse autoreferencial, y en muchos párrafos lo viví como propio. Un adios duplicado, doble lección de desapego ...

H. Chinaski dijo...

Hay viajes que es preciso realizar, aunque sea tan lejos, para volver a sentir a alguien cerca.
A veces, la vida nos depara sorpresas desagradables. Hechos que la pasión o el sentimiento no nos dejan entender. Pero el tiempo, sabio consejero, siempre cura las heridas y ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva.
En cualquier caso, ha sido un viaje precioso

Un post muy bonito Luluziña

Besos
H. Chinaski

Rochitas dijo...

Y se la extraño. Después le cuento por mail lo de ayer y lo de hoy, que también fui. y ud me tiene que contar si ahí le debe tanta buena "letra"
Le cuento Luli, que hay un parrafito que podría ser perfectamente parte de alguno de mis escritos.

..."Creo que hay muchas cosas que aclarar, y no me refiero a tu decisión que si bien no comparto, tampoco juzgo
Ya abandonando sus movimientos delicados y con ese típico gesto de achinar sus ojos cuando está pensando, y después del eterno espacio que hizo me contesto.
- Quizás deba pedir perdón, pero también pude observar que no fue en vano mi partida, todos aprendieron algo con mi ausencia"...

Ojalá sea cierto, como dice nuestro amigo que el tiempo todo lo cura y ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva.

Gara dijo...

Q hermoso viaje, a veces necesario de realizar, para encontrar respuestas.

Muy lindo.

Besos

Gara dijo...

Hola guapa, te dejo la pagina desde donde puedes ponerle musica a tu blog, te registras en ella, le das a "Create Playlist", buscas la musica q quieras, las vas agregando al reproductor q hayas elegido, guardas y al final te dara un codigo q insertaras en el blog.

http://www.mixpod.com/

Besitos

Gara dijo...

Preciosa musica guapa, me gusta Il Divo.

Besos

Anónimo dijo...

Lu creo que soy una de las pocas personas que se a quien te referis en tu relato, y por eso estoy llorando en este momento,porque me imagino su cara tan linda y simpatica,otra vez te digo gracias,cada dia escribis mejor.Te quiere mama

Adrian dijo...

Sin duda mi sueño es viaje al cielo, no a ese sino al que esta arriba de nosotros, pero tu viejae me resulto muy interesante, realmente...

Ah y gracias por leerme a mi tambien, siempre es bueno ver gente que ama la escritura

Silencios dijo...

Hola Lucia, por desgracia algunas veces aprendemos a base de golpes, pero espero que estás sean las mínimas.

Fantástico Blog, con permiso me quedo en tu rinconcito.

Mil besitos princesa

Rochitas dijo...

Este fue el post del que te hablé ayer no te lo mande por mail porque tenés también "noreply" cuando envias un mensaje y en la casilla del blog no encuentro el tuyo. Asistencia tecnica para el blog de Luluziña :P
http://and-what-about-rochies-life.blogspot.com/2009/10/de-dolores.html

Anónimo dijo...

Muy Lindo Realmente
Siga Asi

Se La Quiere Muito Srta

Beijo

PATO