25 junio 2010

ESCALERAS

Esas frías escaleras de mármol los separaban apenas unos metros de distancia.

Hacia un año que no se veían. Ella se sentía igual que siempre, bajaba uno a uno los escalones recordando el día en que se conocieron. Espiaba por el hueco de aquella escalera interminable. Ahí estaba. Los años le sentaban cada vez mejor.

Seguía siendo su amor. Otro escalón y sus nervios repercutían en su garganta cerrándola cada vez más, hasta el punto de sentir que el aire no pasaba. Él estaba de traje, nunca lo había visto así. De fondo el murmullo de gente chocando las copas y festejando. Era otro país y la fiesta fue una gran excusa para volverse a ver.

Él no le quitaba los ojos de encima. Un vestido blanco y negro la envolvía. Sentía un fuego recorriendo su cuerpo.

La veía bajar lentamente. Pensó en aquel día que la dejó partir. Se sintió un idiota. Siempre la amo pero jamás se lo había dicho, su orgullo ganaba a la verdad.

Ella se detuvo, alzó apenas su vestido para evitar que los tacos le jugaran una mala pasada. Él llego a ver sus tobillos, la recordó en zapatillas, tampoco la había visto tan elegante. Era hermosa de todas las maneras.

Ella sonrió y él se iba acercando para ofrecerle su mano, la ayudó a bajar los últimos escalones, rodeo su cintura y ella deposito las manos en sus hombros. Se abrazaron. El nudo en la garganta iba aflojando. Se sentía sostenida por él, no lo quería soltar. No otra vez.

- Viniste – llego a decirle con una voz casi inexistente.

- Volví - respondió él.

Juntos entraron a aquel salón y la música los llevaba directo a la pista. Bailaron

hasta el amanecer. La hora de partir se acercaba. El día le ganaba a la noche. Se miraron, sintieron eso mismo que aquella primera vez. Él, la beso y corrió un mechón de pelo que caía sobre su rostro.

En silencio se fue alejando. Ella no fue capaz de detenerlo. No quiso.

Llegó hasta las escaleras y vió como su amor bajaba uno a uno esos escalones de mármol frío. El mismo frío que sintió en su cuerpo.

12 comentarios:

© Capri dijo...

Hay amores que sobreviven salvando la barrera de la distancia.
Ese momento mágico, indescriptible de un nuevo encuentro hace que la llama siga viva a pesar del frio que se nota cuando hay que volver a decir adiós.

Ojalá que pronto una escalera, un café, un cuarto de hotel, vuelvan a ser testigos de su encuentro.


Ojalá algún dia nunca tengan que sentir el frio de un adios.

Precioso relato.

Un besito.

H. Chinaski dijo...

Se antoja escaso, el reencuentro.
Mas parece una fugaz visita sin posibilidad de satisfacer deseos soñados.

Espero que estes recuperada de tus cervicales

Besos

Alís dijo...

Algunos reencuentros sólo sirven para reafirmar lo que no puede ser. A eso me sonó este que tú relatas. Triste y doloroso, pero muy bien narrado.
Besos

Anónimo dijo...

ME ENCANTÓ...EXELENTE!!!! PODRIA SER LA HISTORIA DE CENICIENTA PERO SIN LOS ZAPATOS....
O BIEN LA DE UNA MUJER QUE SE PREGUNTA: ¿CUANTAS VECES SUBIRE Y BAJARE POR ESAS FRIAS ESCALERAS QUE ME SEPARAN DEL AMOR....



UN BESO ..

DANIEL...EL OTRO.(NO TE CONFUNDAS JAJAJA)

MORGANA dijo...

Bello relato pero con un final amargo.
muchos besos.

Xiomara Beatriz dijo...

Un relato hermoso que lleva la lámpara de la melancolía en las escaleras de los recuerdos...intentado de cristalizar lo que permaneció en la cárcel de la memoria como un bello recuerdo ...que la volver a verse palpita pero no con la suficiente fuerza ...como para permanecer juntos ...hermoso pero lleno de un sabor amargo al final
...te dejo un beso princesa ...

Roch desde el paisito anaranjado dijo...

me senti identificada no se si por las escaleras, o por esos nudos y asfixias del amor ausente. Digale a su madre que en Patagonia hay una guerra civil, que quiero quedarme en el paisito anaranjado. JE portose muy mal, tb Peter, Jorge en Punta, A al menos dijo presente hoy al mediodia y como era de esperar Fiorella. Ya coordine con Antonys mi amiga uruguaya de alla si se quiere casar conmigo y darme la ciudadania, y me acepto!!!
El mundial lo ganara URUGUAY amiguita, sepalo! ahora hay que hacer jabón a los alemanes ;)
Lero lero mañana almuerzo con el gran Maurice.

TORO SALVAJE dijo...

Coincido con el comentario de Alís.
He tenido la misma sensación.

Besos.

mi nombre es alma dijo...

Reencontrarse para perderse.

Rochitas dijo...

Lulu, dormí la mitad del partido, es mi cábala. Hincharé por argentina hasta que lleguemos a la final con uruguay, ahi VOTO por la celeste y blanca del paisito anaranjado. Trayectoria intachable, ciudadanos con cabeza a los que no enceguece un mundial de mierda. ¿Acaso ud vio algo de la guerra civil de Bariloche? e televisó algo? NO NENA, se televisan los goles mientras la policía mata chicos en Patagonia y los gobernantes están prófugos. De A me encargo yo, esta en jaque. Peter es peor, y somos felices aún sin la compañía de nadie. Además tengo como 5 amigos nuevos. Y tres talleres apalabrados. Me alojo mirando el Bacacay y el Solis. No chore!!! JE en jaque mate y amenazado...

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

no he podido evitar recordar unas escaleras redondas....de un sitio donde fui muy feliz....
la imaginacion vuela amiga...
preciosos todos tus escritos...
un abrazo

Roch dijo...

LULU, mi asistente favorita. Tomate un ferry de 35 $ y no rompas más la pelotas. No vayas a regalarle plata a la Goldin y te venís!