07 marzo 2010

LUCES III: ENVIADO ESPECIAL

Paso un mes sin volver a escribir y sólo cruce un par de palabras con él. Estaba dolida y segura de que nuestro proyecto no iba ni para atrás ni para adelante, eso era otra de las cosas que más me dolían. Me sentía fracasada, él había sido la única persona con la que me había sentido cómoda. Una noche de domingo lo llamé. Estaba decidida a volver a escribir con él y olvidar todo lo sucedido. Estaba muy resentido conmigo, no quería saber nada con volver a escribir.
Lo perseguí durante toda la semana hasta que se canso de mi acoso y accedió a volver a escribir pero esta vez él ponía las condiciones. Acepte y allí volvió a comenzar todo.
Ese fin de semana, él quería irse al campo pero yo necesitaba comenzar a escribir. Insistí y la decisión final la tuvo él.

- Si querés escribir, vení al campo. – Dictaminó sin dejarme opción.


Acepté. Fuimos en su auto. Viaje cansador y poco divertido, era lógico que nosotros mantengamos una relación tirante después de tantas idas y venidas, pero lo importante era que empezábamos de nuevo.


- ¿Te sentís bien? no emitiste palabra
- Si, estoy bien gracias
- Llegamos.
- Bajemos las cosas y pongámonos a escribir
- Tranquila. Descarguemos las valijas, almorcemos algo, descansemos y volvamos a escribir
Todo fue armonioso compartimos un almuerzo campestre y luego de descansar nos sentamos en un frondozo árbol y comenzamos nuestro siguiente cuento pero esta vez decidimos hacerlo juntos.


ENVIADO ESPECIAL
Llegado el caso viajarían los dos. Una beca dada por la facultad les abrió paso para afianzar sus estudios. La beca era para ella, que tenia lo sueños a flor de piel. La segunda beca era para él. Tipo tranquilo, que su carrera le apasionaba pero prefería que lo hechos se den de apoco.
El sábado por la mañana partían.
Las situaciones entre ellos no se daban muy a menudo en la mayor calma, pero sabían que esta era la mejor oportunidad para que las cosas comenzaran a tomar otro color.
En el viaje intentaron conocerse mejor para poder trabajar en un clima tranquilo.
Ella intentaba poner su cabeza en el trabajo, él en cambio pensaba en cualquier otra cosa.
Por fin llegaron a destino. Comenzaron a filmar y a realizar las entrevistas a la gente del lugar.
Tres días, los más aburridos de su vida. Sólo lograron cosas sencillas pero nada que valga verdaderamente la pena.
El sabía que no tenían un buen material y se había comenzado a preocupar. Ella en cambio mantenía la calma, tenía una corazonada de que algo bueno iba a suceder, para coronarlos como los elegidos.
La mañana siguiente algo inesperado pasó. Ellos se despertaron con un estruendoso ruido. Tomaron sus cosas y salieron para averiguar lo que pasaba. Una bomba había estallado en un edificio muy importante de la ciudad.
Él comenzó a capturar imágenes, ella corrió en busca de información pero lo único que se veía era la desesperación de la gente que clamaba por ayuda. Todo se caía a pedazos, Él no sabía qué hacer. Su cámara permanecía encendida mientras ella hacía el reporte de lo que sucedía. Una mujer desesperada, nos pedía ayuda, no encontraba a su chiquito que había quedado dentro del edificio, el mismo que corría peligro de derrumbe y que había sido auto evacuado.
Ella, sin pensarlo, largó el micrófono y corrió hacia el edificio. Él reaccionó, dejó la cámara en el piso y entró con ella en busca del nene perdido.
Dentro del edificio no se veía con claridad. Ella comenzó a temer lo peor pero él a consolaba e incitaba a la búsqueda. El llanto del niño los regreso a la realidad. Ella logra tomarlo entre sus brazos y salen los tres victoriosos. La tarea no estaba concluida, faltaba finalizar el informe. Él agarró su cámara y volvió a entrar al edificio. Ella, desesperada, le gritaba que no valía la pena pero él no la oyó. De pronto se produce un fuerte derrumbe y el grito de ella resonó en toda la zona. Los bomberos comenzaron el rastrillaje en búsqueda del futuro periodista. Ella comenzó a rezar pero sus esperanzas estaban perdidas.
Después de la incansable búsqueda hallaron el cuerpo ya sin vida del camarógrafo. Ella internalizó una gran tristeza. Volvió al hotel, tomó el teléfono y tuvo la dura tarea de hablar con la familia de él para comunicarle lo sucedido. Luego comenzó a guardar las personales de él y las suyas. Por último terminó con los trámites necesarios. Estaba sumergida en una angustia profunda. Ese mismo día se encontró con el nenito al que habían logrado salvar y con su madre, que no dejaba de agradecerle. Un efectivo de la policía le hizo llegar algo que ella nunca hubiese imaginado, la cámara de su compañero, no le prestó atención pero la guardó. Tomó el primer vuelo que la llevaría a su casa. Al llegar se reunió con los padres de él para darle sus pertenencias y su madre entre el llanto y la desolación, le confesó el cariño y admiración que sentía hacia ella.
Cuando decidió ver que contenía la cámara rompió en llanto allí estaba su compañero, en medio de la tragedia dejándole un mensaje donde le confesaba que la amaba y le suplicaba que siguiera luchando por lo que habían ido a ese viaje y eso mismo hizo ella en su honor Fue el mejor trabajo del año y recibió gran cantidad de premios. Ella participó de todos los festejos y en cada discurso se acordó de su compañero y amigo. En la intimidad con sus seres queridos lo recordaba como ese gran amor que no pudo ser.
FIN

4 comentarios:

Rochitas dijo...

Uff, el arbolito los inspiró en otra tragedia amiguita.
Qué bueno que ella pudo canalizar tan bien el dolor y continuar "sin salvavidas de plomo" :P

Alís dijo...

Bonita la historia, Lulú. Debo deducir que esta vez no se enojaron con su trabajo conjunto. Supongo que eso nos lo contarás en la próxima entrega.
Lo que sí empieza a preocuparme es que las parejas no cuajan porque siempre muere alguien ;o)
Un beso

tomasuncafe dijo...

no habría que desaprovechar esa reunión de trabajo en el campo,
besos

La paciente nº 24 dijo...

A mí me suelen ocurrir cosas rarísimas, en todos los planos de mi vida, eso es así y yo lo acepto. Te explico, cuando entro a tu página -que, te juro, sé cuál es y cómo se llama- desde cualquier enlace; el que tengo en mis favoritos, el de cualquiera de tus perfiles o escribiéndolo directamente en el buscador, me redirecciona tu página a esta otra: www.deplayer.net
Tu blog se mantiene durante unos segundos antes de redireccionar, pero no da tiempo a leer nada, se me ocurrió -hice malabarismos- abrir la pestaña de los comentarios antes de que me redireccionara, y lo he logrado. Al menos para decirte que NO PUEDO LEERTE y es muy extraño porque sólo me pasa con tu blog, he cambiado incluso el explorador por si era eso, pero nada. Lo intentaré desde otro ordenador -vaya rollo te estoy metiendo, perdón-. Bueno, eso, y gracias a Rochitas por avisarte.