27 marzo 2010

SEÑALES (El abandono II)

Esa mañana despertó y sintió su ausencia. Revisó la cocina, el living, el cuarto de los chicos.
Busco alguna notita, aquella que suele dejarle cuando sale sin avisar.
No había rastros de ella en la casa.
La atmósfera había cambiado, su perfume ya no se olía por los recovecos de aquél hogar.
Intuitivamente fue hacia el placard. La ropa no estaba, se quedó contemplando varios minutos aquel espacio vacío. Comenzó a invadirlo un sentimiento de soledad que lo abrumaba. Pensó en los chicos, en sus hijos, en los de ambos.
Preparó el mate y cayó en la cuenta que no tenía con quien compartirlo. Tantos años juntos, imposible imaginar una vida sin ella.
Buscaba respuestas. Retrocedió en el tiempo. No hallaba motivos para esa terrible decisión. La culpó pensando en otro hombre, no se le ocurrió que el problema fuera a ser él.
Una vez le había sido infiel, a pesar de amarla. La tentación fue irresistible. Supuso que jamás se enteraría, fueron apenas tres veces bien mentidas.
Últimamente hablaban poco, no pudo recordar la última charla.
Quiso vislumbrar algún indicio. Ese año había olvidado su cumpleaños pero ella lo absolvió de culpa y cargo con una sonrisa en su rostro. La sonrisa si la recordaba.
El aniversario, pasado por alto, no lo contó. Era moneda corriente, ella decía que no tenía importancia. Otras cosas hacían a la pareja. Otras cosas, ¿en esas había sido bueno? Aceptó que en este último tiempo había estado ausente. Ausente para ella.
Quiso volver a recordar la charla.
Dudó del amor, pero no justificaba el abandono. ¿El abandono de quién? No era lo suficientemente valiente para responderse.
Las diez de la mañana. Debía despertar a los chicos y alistarlos para ir a la escuela. Temía enfrentarlos.
Mientras le daba el beso de buenos días recordó por fin la última vez que charlaron. Una pelea. Salieron de su boca palabras que jamás debió pronunciar. Quedo tieso mientras los niños le repetían una y otra vez la misma pregunta ¿dónde está mamá?

8 comentarios:

Alís dijo...

Me cuesta imaginar un hombre al que la mujer abandona (y para ello abandona también sus hijos) preguntándose en qué falló al descubrir que ella ya no está. Un hombre al que la mujer deja (dejando también a sus hijos) es incapaz siquiera de imaginar que él pueda tener un mínimo de culpa.
A no ser que ella sea perversa. Eso podría explicarlo.
Salvo por ese detalle, el texto me gustó mucho. Ojalá todos los que vivimos en pareja pensáramos a menudo, antes de ser demasiado tarde, qué cosas hacen a la pareja y en cuáles estamos respondiendo de forma adecuada. Aunque tendemos a pensar en ello cuando ya no hay tiempo de rectificar...
Besitos

© Capri dijo...

Ante una situación asi, surgen infinidad de preguntas, se buscan recuerdos y/o situaciones que han podido desembocar en el abandono de la mujer que amaba.

Tiene que ser muy duro el enfretarte a un nuevo día sin ella, y pensar que razones se pueden dar a los hijos cuando preguntan por su madre.

La monotonía, las cotidianidad, algo que ocultar, pueden ser tantas causas de una decisión asi que tan solo ella , si vuelve, tendrá la respuesta o tal vez ni ella sepa porque inició esa aventura.

Como te comenté en el anterior post, tiene que ser algo de mucho peso lo que le ha llevado a

Espero seguir leyendo esta historia, triste y real, muy real ( de momento)

Un beso desde esta orilla de Atlántico.

Rochitas dijo...

Lu, recien salida de ver "Julie and Julia" te leo.
¿Es la versión masculina que pedía our compañerito?
Clap Clap :P

Rebeca dijo...

Algunos por qués ya no tienen respuesta. La verdad es que el mantenimiento de una relación implica una gran madurez y un trabajo continúa, que le paso del tiempo hace que a veces postpongamos y cuando llega el final el remordimiento, la culpa, el querer haber hecho las cosas de otra manera se amontonan.

H. Chinaski dijo...

Los vacios que deja la ausencia de la persona amada, hacen recordar los vacios que dejo anteriormente su amante. Cosa pequeñas, aparentemente intrascendentes. Es el principio del fin. Es como un cancer que te va invadiendo sin dolor y cuando notas algo ya es demasiado tarde.

Buen texto Lulu

Un beso

TORO SALVAJE dijo...

Pobres niños.
Las víctimas de los adultos.

Besos.

Manuel dijo...

"Sólo puedes perder lo que nunca ha sido tuyo". (Jorge Luis Borges)
Saludos.

Ŧirєηzє ♥ dijo...

Hay decisiones que se toman en segundos..y se pagan el resto de la vida...
igual ocurre con las palabras...


encantada e visitarte...
saludos desde elsur